Quiste para uretral femenino

Los quistes parauretrales son una patología rara, se forman a partir de restos embrionarios o de la obstrucción crónica de las glándulas parauretrales. El diagnóstico es clínico y se recomiendan estudios radiológicos para demostrar la ausencia de comunicación con la uretra o la asociación a otras patologías.
Los quistes parauretrales son poco frecuentes.
Pueden ser congénitos o adquiridos.
No parece que exista un mayor predominio en ningún grupo de edad, incluso se ha llegado a diagnosticar en neonatos.
 Dele click a la imagen para agrandar
SINTOMAS
Sus manifestaciones clínicas pueden ser variables, como:
  • Dolor,
  • Disuria (ardor para miccionar),
  • Dispareunia (dolor durante las relaciones sexuales),
  • Secreción vaginal
  • Alteraciones miccionales.
  • Sin embargo, lo más habitual es que sean asintomáticos.

Las glándulas parauretrales y los conductos de las mismas que desembocan en la uretra se consideran como homólogos rudimentarios de la próstata. Las glándulas de Skene son un tipo de glándulas parauretrales que secretan un material mucoide durante las relaciones sexuales para lubricar la uretra durante el coito.

Estas estructuras, junto a la uretra derivan en parte del seno urogenital. La migración del tejido urotelial hacia una zona adyacente puede ser la causa de la aparición de estos quistes, aunque también pueden ser causados por la inflamación y obstrucción de estas glándulas.

El diagnóstico diferencial (que otras enfermedades los simulan)
  • Ureteroceles ectópicos, prolapsados
  • Quistes de los conductos de Gartner
  • Quistes de remanentes müllerianos
  • Quistes de inclusión de la pared vaginal
  • Neoplasias uretrales o vaginales
  • Prolapso uretral
  • Prolapso vesical
  • Divertículos uretrales

El sedimento urinario, la ecografía abdominal y la cistouretroscopia parecen ser las únicas pruebas necesarias para su correcto diagnóstico, aunque algunos autores recomiendan la realización de una cistouretrografía.
Debido a que la punción simple del quiste no suele ser suficiente para resolver el cuadro, se recomienda como tratamiento definitivo la marsupialización o la exéresis del quiste, habiéndose observado resultados similares en ambas técnicas quirúrgicas.


Publicamos todos los días...!